Sobre el dibujo como herramienta de proyecto

Analogías útiles para entender una manera de proceder.


A estas alturas del curso muchos expresáis vuestras dudas sobre qué vemos o dejamos de ver vuestros profesores en los dibujos que alabamos, en la manera de proceder que impulsamos y en cómo afecta eso a la manera de dibujar que consideráis vuestra.
Hay ciertas analogías que considero que pueden ser útiles para comprender de qué estamos hablando y hacia dónde pretendemos dirigirnos.

El arquitecto como creador se maneja en un mundo de coacciones y potencialidades que culminan finalmente en el proyecto de arquitectura.  Un proyecto de arquitectura es un compendio de muchos problemas, resueltos o no, que se desarrolla en períodos de tiempo más o menos largos (que van desde unas pocas semanas para la arquitectura efímera hasta varios años para la obra pública) en los que se dan transformaciones previstas e imprevistas que afectan a dicho proyecto de manera más o menos sustancial.

Como arquitectos vamos a tener que adaptarnos y ser flexibles, como el bambú, para poder dar forma al proyecto dentro de ese mar cambiante y sujeto a factores a veces ajenos a nosotros. Una de las claves de nuestro trabajo es, por tanto, el cambio. El cambio constante desde los primeros bocetos hasta el edificio construido.

El dibujo de arquitectura, entendido como herramienta de proyecto, debería ser – entonces – adaptable y flexible para recoger la complejidad y el cambio inherentes a nuestro trabajo. Podemos establecer la analogía con la figuración o fotorrealismo en la representación para valorar la utilidad de nuestros medios de representación y proyecto.

Cuando como arquitectos representamos nuestras ideas, tendemos a mantenerlas en un estado intermedio de finalización que permite aún llevarlas en múltiples direcciones. Esto se explica por el hecho de que formamos parte de un equipo donde intervienen otros técnicos y actores varios que, afortunadamente, suponen parte del conjunto de coacciones o grados de libertad del proyectista. Cuando, por ejemplo, representamos la arquitectura de manera fotorrealista (con el uso de la tecnología infográfica, etc.) estamos dando una información que cierra el proyecto de cara a sus receptores: ese suelo es ese que está representado, y no otro, ese acabado de los muros es ese, y no otro, esa fachada es así, y no de otra manera. Si somos honestos con nosotros y el proyecto ¿cuántas veces podemos tener la seguridad de que eso es así realmente?. En rigor esto sólo es posible en la arquitectura por catálogo y siempre dentro de unos supuestos muy determinados y una capacidad de cambio o variación muy restringidos. El proyecto real no suele corresponderse con esa situación.

Rembrandt_(circle)_-_The_Man_with_the_Golden_Helmet_-_Google_Art_Project

Usemos una pintura como analogía: el hombre del casco de oro, atribuido a Rembrandt Van Rijn. Fijémonos por un instante en el propio casco y su decoración, aparentemente fotorrealista. Fijémonos de verdad porque lo que está en el lienzo es una acumulación de pintura que se sale del lienzo y que visto de cerca no es nada pero parece todo. Intentemos hacer los planos del casco de oro, de su ornamento, para que un orfebre lo fabrique. Nos daremos cuenta de que el artesano aún deberá tomar infinidad de decisiones al respecto ¿es esto esta figura o esta otra?.

El arquitecto como autor, como creador indiscutible, como factótum de la arquitectura es una falacia. El arquitecto es un integrante más de un equipo, quizá la cabeza visible, pero uno más.

Evidentemente esto no invalida nuestra capacidad de liderar y tomar decisiones, pero si nos debe mentalizar para incorporarnos a una situación más colegiada de toma de decisión y avance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s