El cuaderno de apuntes. El apunte leve

La creación nos sitúa ante algo todavía inexistente, ante un  aparente vacío que se alimenta de aquellas sensaciones  que hemos almacenado – consciente o inconscientemente – en nuestra memoria: la creación se produce, en gran parte, desde lo vivido guardado.

Pero no se trata de almacenar de cualquier manera: lo guardado de manera inadvertida o convencionalmente puede volver en forma de cliché o tópico a la hora de crear.

La manera de dibujar se corresponde con la manera de atender, con la manera de percibir y con la manera de conocer, y la manera de dibujar determina, además, la manera de almacenar los recuerdos. El creador no representa, no pretende fijar lo vivido de manera cerrada para, después, revivirlo con nostalgia. Por el contrario, intenta extraer la energía, el argumento de la situación, la causa de la conmoción o la conmoción misma.

Dibujando contemplamos, vivimos intensamente y, además, fijamos  y guardamos la vivencia para utilizarla posteriormente. La memoria, en alguna medida, se construye sistemáticamente. El recuerdo se guarda de manera abierta, dispuesto a componerse con otros recuerdos también abiertos, para concretar nuevas configuraciones, nuevas situaciones.

La memoria es una matriz creativa.

El cuaderno de apuntes, el cuaderno de viajes,  es un instrumento de construcción de la memoria. Llevarlo con nosotros al viajar nos prepara para un viaje atento que abriremos literal o metafóricamente a la hora de crear.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s