PRESENTACIONES, un taller emocional.

IMG_2228

Surgió de una conversación con Andrés Perea, un compañero experto en generar aprendizaje. Fui a su estudio para charlar sobre pedagogía y en un momento de la conversación me dijo con verdadera pasión: “No te puedes imaginar Fernando, lo que he aprendido escuchando a los estudiantes hablar de sus cosas y lo que ellos aprenden de sí mismos”.

Me comentó el sistema que él utilizaba y hablando con Pedro e Iván de ello, decidimos poner en marcha la experiencia.

Cuando os lo planteamos, no teníamos muy claro cómo definir el qué contar: algo en lo que se es experto, la trastienda, el refugio donde huir, la intimidad que más nos define… tanteos e incertidumbre propios del inicio de un proyecto que entre todos, ese primer día, empezamos a conjeturar.

Ya han pasado varias intervenciones y para mí, es momento de reflexionar sobre lo que está pasando.

Si buscase una palabra que definiera todo lo ocurrido, creo que sería: ¡emocionante!. Oíros hablar de vosotros mismos es, sobre todo, emocionante.

La palabra la he encajado leyendo a Maturana y Romesín (Formación humana y capacitación, ed. Dolmen, 4ª 2002, Santiago). En el libro se plantea el amor biológico como emoción que define la relación y el progreso de nuestra especie en contraposición a la competencia.

Aseguran en este libro que: aprendemos (nos transformamos) en coherencia con nuestro emocionar. Es decir, que nuestra capacidad de emocionarnos es motor de nuestro aprender. Más adelante dicen: “El amor [biológico], por ejemplo, es el dominio de conductas relacionales a través de las cuales el otro surge como un legítimo otro en convivencia con uno y creo que es precisamente esto, lo que está ocurriendo en estas presentaciones. Cada ponente legitima su propio yo y comparte parte de él con el resto generando unas relaciones que sin duda mejorarán el aprendizaje del grupo y de cada uno de los que lo componemos.

Cuando recibamos una llamada con número oculto de alguien que se desahoga gritando, no nos sorprenderá porque sabremos, seguramente, quién es el que llama y por qué.

Cuando escuchemos metalcore no podremos evitar pensar, porque lo hemos aprendido, la pasión que puede llegar a despertar esa música en una persona.

Todas las presentaciones han sido muy valiosas, todas porque nos han ayudado a conocernos mejor, más allá de la “máscara”, todas tienen ese profundo valor.

Quizás por ser más cercana, recuerdo a Les Luthiers, como un momento de intensa emoción. Humor, inteligencia y amor más allá de lo razonable, nos conmovió a todos. Cuando terminó la presentación, me levanté y miré hacia el grupo con unos ojos que luchaban sin mucho éxito por no desbordarse, vi la luz de la pantalla reflejada en los ojos de todos de una manera especial, más viva que de costumbre, puntitos brillantes con ese brillo cristalino con el que el agua refleja la luz, fue inevitable.

Si alguna vez os habíamos pedido historias intensas, capaces de conmovernos a todos, Les Luthiers, desde luego, volvieron a triunfar.

Ánimo a los que faltan por presentarse, preguntar a los que ya lo hicieron qué tal se sienten, seguro que les gustaría repetirlo. Confiar en vosotros mismos y dejaros llevar. Disfrutadlo y hacernos disfrutar a todos de ese momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s