QUINTO EJERCICIO FIN DE SEMANA

RACIONALIZACIÓN DEL ESPACIO ENSOÑADO

Introducción

Tanto los collages realizados las semanas pasadas como los artefactos tridimensionales que entregasteis ayer acometen la invención de ciertos lugares mediante la composición, más o menos forzada (ese forzamiento es lo propio del collage), de ciertos lugares dados (los grabados de Piranesi). Habéis practicado así una primera aproximación -“blanda”- a la creación del espacio arquitectónico.

Los lugares que han surgido son, en realidad, lugares ensoñados. El ensueño es un soñar despierto, un estado de conciencia entre el sueño y la vigilia que permite integrar los contenidos de esos dos ámbitos: los más subjetivos (nuestros recuerdos, sensaciones, pulsiones) y los más objetivos, propios del mundo empírico, del mundo de nuestra experiencia en el mundo real. El motor del ensueño es el deseo, deseo de conocer para mejorar la coincidencia entre nosotros y el mundo, deseo de cambio y de mejora.

El ensueño suele ir siempre por delante en cualquier proceso creativo, se trate de un proyecto de arquitectura o de la vida misma. En efecto, los humanos construimos proyectos de vida que, en realidad, son ensoñaciones pues los construimos tanto con material real como con material imaginado. Así, decidir estudiar arquitectura es construir un ensueño integrando ciertos datos reales -generalmente pocos- y muchos elementos imaginados.

Todo ensueño implica cierto grado de error, bien sobre nosotros mismos bien sobre el mundo real, y en la medida que el sueño se va encarnando necesita cierto grado de corrección.

En definitiva, aprender a vivir creativamente es aprender a ensoñar, aprender a integrar en nuestros proyectos datos fehacientes, tanto sobre nosotros como sobre el mundo.

NECESIDAD DE RACIONALIZAR LOS LUGARES

Los lugares elaborados hasta ahora son lugares caóticos, en gran media imposibles, pero emocionantes y atractivos. Seguramente esos mundos no habrían surgido si hubiéramos seguido un camino más razonable y más próximo a las necesidades utilitarias de la vida cotidiana y a los requerimientos constructivos de la arquitectura.

Ahora se trata de llevar esos lugares de ensueño hacia el mundo real, hacerlos viables sin que pierdan su emoción y su atractivo. Hay que conseguir que unos espacios que ahora sólo son espacios para ser vistos puedan ser espacios para ser recorridos, para ser habitados.

Todo comienza por pensar constructivamente. Los elementos de la maqueta no serán ya meras bambalinas que simularán un espacio interesante y complejo que funciona sólo desde cierto punto de vista. Los elementos de la maqueta serán pensados ahora como elementos construibles en el mundo real, no serán sólo verosímiles sino veraces: Los pilares y columnas serán, por tanto, prismas o cilindros perfectamente verticales y, así todos los elementos.

CONCRETANDO:

  • Se elaborará una maqueta de las dimensiones necesarias para que el lugar definido sea lo suficientemente interesante, es decir, complejo.
  • Se recomienda trabajar con un material lo bastante rígido como para que la maqueta no se deforme pero que resulte fácil de cortar y pegar.
  • Se puede partir de un triedro (ya sabéis: dos planos verticales en ángulo recto y una base) de apoyo.
  • Deberán aparecer varios suelos o niveles a distinta altura.
  • Utilizad materiales que fotografíen bien, sin brillos, como cartulinas mate. Utilizad cartulina gris o de otros colores, pero no blanca ni negra.
  • La maqueta se llevará a clase el viernes y se colgarán las fotos el jueves antes de las 24 horas

REFERENCIAS

Rubén Ruperto Díaz se ha adelantado de alguna manera al trabajo que estamos proponiendo aunque su aproximación resulte todavía, lógicamente, incipiente. Sus elementos comienzan a ser veraces aunque todavía son bambalinas y no tienen el espesor necesario. Por otra parte, el espacio que resulta ha perdido gran parte de la complejidad de las Cárceles.

Debajo podeis ver la reconstrucción del espacio de las Cárceles realizado por Miguel Rivera, alumno de cursos pasados, a partir de un grabado de Piranesi. Es importante entender que esta reconstrucción no ha sido realizada a partir de unos artefactos tan complejos como los vuestros. Como podéis comprobar todos los planos constructivos verticales (que son como acueductos romanos) son paralelos o perpendiculares entre sí, algo que no ocurre en la mayoría de vuestros casos. Esta relación de paralelismo y ortogonalidad resulta fundamental para poder cubrir el espacio mediante bóvedas, como hacían los constructores romanos. Si os dais cuenta, Piranesi oculta siempre los techos porque sus espacios serian realmente muy dificiles de construir. Lo mismo ocurre con los espacios que estáis inventado vosotros, serían imposibles de cubrir con bovedas normales, pero de momento supongamos que son espacios al aire libre, para simplificar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s