archivo

Archivo del Autor: fernandolancho

Sacra di San Michele

Para el primer dibujo se ha utilizado el video https://www.youtube.com/watch?v=kBweUuFxKNA. Observándolo con detenimiento se han ido contando los peldaños, dimensionando a ojo los descansillos y dibujando todo lo que sucede a ambos lados.

DIBUJO1_escalado

Para ajustar las dimensiones de lo que sucede, se han utilizado fotografías adicionales en tramos concretos.

ajuste 1

Una captura de Google Earth se ha llevado a Photoshop y en una capa nueva se ha introducido el dibujo 1 dándole un grado de transparencia del 66%

Seleccionando el área del Dibujo1 > Edición > Transformar > Escala se han rectificado el largo y el ancho del dibujo para que coincidan con la imagen real.

Superposición1

obtención de medidas reales en planta

Sobre la imagen en Google Earth se ha utilizado la regla de medir para obtener algunas medidas generales reales de planta.

GEarth_medir

dibujo 2: dibujando a escala

En AutoCAD se ha enlazado el Dibujo 1 y con las medidas obtenidas antes, se ha escalado. A partir de este momento ya se puede medir realmente sobre él en AutoCAD.

Trabajando ya a escala sobre la imagen enlazada, dibujamos de nuevo todo pero esta vez con líneas y capas de AutoCAD.DIBUJO2

dibujo 3 : alzado de la escalera

Parece que hay peldaños más cómodos al principio y al final del recorrido pero que en la zona intermedia, la de la escalera de los muertos, algunos escalones son más altos y más cortos. La sensación de fuerte pendiente no se debe tanto a la variación de medidas de los escalones como a la falta de descansos intermedios. El tramo desde el peldaño 44 al 91, tiene ¡47 peldaños sin interrupción!, esto es lo que aumenta la sensación de gran pendiente, pero los escalones, vistos aisladamente, parecen igual de cómodos que el resto.

Según este criterio, se hace un levantamiento de la escalera en alzado partiendo de un peldaño medio de 30cm de huella y 20cm de contrahuella.

DIBUJO3

ajuste 2: las alturas

Buscamos una foto del conjunto hecha con un punto de vista y a distancia adecuada para minimizar las deformaciones perspectivas.

En AutoCAD enlazamos la foto elegida y marcamos sobre ella el principio y el final de las escaleras. Superponemos el alzado de los peldaños sobre la foto y lo utilizamos como escalímetro. Alineamos y escalamos la foto para que coincida con el principio y el final del dibujo 3. Con esta superposición podemos por fin tener una aproximación de las alturas principales del conjunto.

AJUSTE2

recreación volumétrica de la caja de escaleras

Sacra di San Michele escaleras3

ajuste 3

Este vídeo https://www.youtube.com/watch?v=tlnS3E0wOOg nos ofrece un vuelo aéreo con mucha definición. Hemos extraído una imagen donde se ve claramente que el último tramo de escaleras no es paralelo a los contrafuertes.

Tampoco encontramos de momento explicación al desfase entre la caja de escaleras y el primer contrafuerte. Echamos en falta dos metros que aún no podemos explicar.

Volvemos a revisar el primer vídeo fijándonos en la proporción y situación de las ventanas. Esto nos permite hacer nuevos ajustes en el grueso de muros que al parecer no son todos del mismo grosor. Con estos datos se realizan nuevos ajustes.

DIBUJO4

final provisional

Damos por terminado el recorrido aquí pero como es lógico, cada nueva revisión de los datos añade nuevas capas de corrección y ajuste. Una secuencia que se perfecciona en cada paso pero que nunca terminará atrapando exactamente la realidad.

El espacio interior es un aire disponible para habitar. Muebles, objetos y seres vivos deambulan por él explorando sus posibilidades. Acomodamos nuestras actividades a la posibilidad del lugar. Los espacios ofrecen opciones de estar pero, y esto es lo más interesante, también permiten ser.
El estudio de un artista es un buen ejemplo, a veces a penas se puede pasar entre el caos de cachivaches amontonados sin embargo, todo lo inunda la plenitud del ser. Todos esos objetos le facilitan su obrar, el lugar le permite ser artista.
Desconfío de las casas ordenadas, siempre dispuestas como para una foto de revista. Me emocionan esos rincones que acumulan objetos referentes a un mismo tema: libros amontonados, colecciones frikis, montón de ropa, plantas de interior que sueñan con ser selvas, instrumentos, mesas de trabajo revueltas, un piano de cola que se zampó el salón, suelos donde se amontona lo que ya no cabe en las mesas, bañeras llenas de revistas, laboratorios de revelado en el baño… homo faber y homo ludens en acción.
El dibujo de ambiente es sensible a esos asuntos, desvela la actividad, sus protagonistas y el lugar que lo hace posible; la cualidad espacial. Ningún detalle formal es necesario, son sólo atmósfera, material emocional fugaz e imprevisible que encuentra sentido en lo humano, en su estar siendo.
Después de escribir esta sarta de pedantes chorradas, había que intentarlo, es cuando me doy cuenta que hay cosas que son más fáciles de decir dibujando que hablando. Esto me pasa todos los años en clase, la cantidad de gilipolleces que puede llegar a decir un profesor, yo por ejemplo, convencido además de que estás ofreciendo una gran enseñanza.
Hoy quería que fuese distinto, me he llevado un taco de post-it 7,6 X 12,6 cm, me he puesto en el punto de vista que el aprendiz había elegido y he hecho unos dibujitos auxiliares, una toma de posición que les ayudase a cambiar la mirada. Tres minutos, lo despego del taco, lo pego en una esquina de su caballete y me voy. No sé si servirá de algo pero al menos no les he mortificado con palabras inútiles.

Durante cuatro días y tres noches hemos sido como polillas cerca de la llama. Persiguiendo imposibles, entregados a su influjo, desbordados por tanto estímulo, extenuados por el fracaso, sin poderlo tener y sin poderlo dejar.

Hemos vuelto muy cansados del asedio. El sol, el frío, las cuestas, las posturas, la ingratitud de los vigilantes, todo se acumula y pesa pero hemos rozado la llama, hemos vivido en el límite, hemos disuelto la apariencia en tinta y trazos buscado lo que no se ve, lo que nadie mira y, a veces, por un instante, ha aparecido lo inesperado. Esos momentos… ¡lo merecen todo!

61 aprendices de primero de arquitectura y 4 aprendices (profesores) han sido el contingente de ataque. Lápices, rotuladores, pinceles, tintas, agua, lejía e iPad nuestras armas. El modelo, La Alhambra. El objetivo, aprender a aprehender para aprender.

Más de 500 dibujos realizados podría parecer un buen resultado pero no son más que restos de la batalla. El resultado tardará años en producirse, por ahora solo estamos entrenando la mirada.

En cuanto a la gestión del Patronato de la Alhambra habría mucho que decir pero se puede resumir en que el que la dibuja es “persona non grata” porque según los vigilantes “interrumpimos el flujo de turistas”, no gastamos, no hacemos lo que se espera de un turista. Nos quedamos horas quietos en un lugar y eso interrumpe el pastoreo de las miles de personas que precipitadamente la atraviesan, eso sí, está limpia y cuidada como nunca, da gusto verla.

El futuro reciente es una nueva entrada al conjunto diseñada por Siza & Santos ganadores del concurso y titulada Puerta Nueva. El proyecto está expuesto ahora en el palacio de Carlos V y aunque con la finura formal del maestro de Oporto, el proyecto es sobre todo un aparcamiento capaz de aumentar de forma alarmante el número de autobuses visitantes. ¡La presión aumenta! ¿quedará algún sitio para dibujar? ¿algún rincón de sosiego?

JUEVES

A la llegada desde el mirador de San Nicolás (pentels con tinta aguada)

Alhambra05

Paso previo para el nocturno desde el carmen de la Victoria (lápiz y acuarela)

Nocturno (lápiz grafito, acuarela, lápiz rojo y tinta negra)

Alcazaba desde el carmen de la Victoria (rotulador 04 y pentel con tinta negra)

VIERNES

Puerta de la Justicia (acuarela)

Desde el Generalife (acuarela)

Entre el Generalife y la Alhambra (tinta sepia con paletina y lejía)

Visita nocturna con los flashes estallando desde el interior de los palacios visto desde el carmen.

SÁBADO

Desde La Silla del Moro (acuarela)

Albaicín desde la alcazaba (lápiz grafito 2B)

Panorámica detallada (tinta negra con plumilla guillot)

Aprendices exhaustos descansando en los jardines del carmen. Algunos, los más bravos, siguieron dibujando… (pentels con tinta aguada)

DOMINGO

Despedida rápida, 3 minutos (pentels con tinta aguada y lejía)

Las Habilidades de comunicación en general se consideran  la competencia más importante a desarrollar para facilitar el ingreso en el mundo laboral (Fallows y Steven, 2000). Aunque estos estudios se hicieron principalmente para el mundo sajón y Australia, nuestro EEES (espacio europeo de enseñanza superior) también lo considera una competencia primordial.

De poco sirve “hacer“ o “saber hacer”, si estas acciones no son percibidas por nadie, si nadie las conoce ni las puede aprovechar y esto suele ocurrir cuando no se han comunicado adecuadamente.

Cuando en el ámbito académico se os pide un relato, se os está facilitando un lugar y un tiempo para aprender a comunicaros. No lo toméis como un ejercicio más, es el gran ejercicio, el más importante para vuestra proyección profesional.

Aprender a escribir, como todo aprendizaje, requiere voluntad, esfuerzo, muchos intentos y actitud crítica sobre lo que se hace.

Ya os hemos hecho algún comentario crítico en el aula sobre vuestros primeros relatos. Ahora se os pide un nuevo intento, otra oportunidad para aprender más.

 

Algunas consideraciones que pueden ser útiles:

El fin de un relato no es contar lo que tú sientes (eso sería un diario), el sujeto sensible del relato es el lector. Lo que el lector siente al leerlo es lo que estructura el relato.

La secuencia  de sensaciones que el texto provoca al ser leído, debe terminar construyendo una emoción en el lector que le abra un lugar propio para la reflexión. Este es el fin último de un relato.

Las sensaciones son abstractas, son estímulos sensitivos sin más. Cada palabra incluso su ausencia puede trasmitir sensaciones. El cerebro, para poderlas comprender, las procesa, las empaqueta, las etiqueta y las archiva como emociones (Maturana y Varela 1974).

Las emociones son algo de lo que sí se puede hablar, las podemos compartir con otros: tristeza, placer, asco, melancolía, belleza, rabia, sorpresa… hay cierta variedad de ellas. Aunque según los autores y las épocas unas son más productivas que otras, todas las emociones son válidas para un relato.

Puedes relatar una emoción como por ejemplo el miedo nombrándola directamente, tengo miedo o construirla poco a poco a través de sensaciones como: se me seca la boca, me sudan las manos, se me acelera el pulso, grité cuando sentí un roce, etc. De esta manera el lector termina comprendiendo el miedo de forma implícita, es más real.

Probad con distintas emociones, hasta ahora, casi todo lo propuesto se centra en: miedo, terror, pánico, desagrado, rechazo. Estas sensaciones son muy simples teniendo en cuenta que el modelo es “cárcel”. Pero ¿y si no fuese así?, ¿y si trascendemos lo evidente, lo simple?, ¿qué podríamos encontrar?…

Leed lo que escribís como lectores no como autores. Pensad lo que el lector sentirá con esas palabras, dádselas a leer a otros a ver cómo funcionan y después, como autores, sed críticos. Hay que reescribir, tachar, intercalar y reordenar todo lo necesario para que el efecto buscado mejore.

Es útil dejar pasar algo de tiempo entre cada corrección.  Se critica mejor un texto al día siguiente de haberlo escrito que en el momento de hacerlo. Tomarse un rato cada día en días sucesivos puede dar mejores resultados que hacerlo todo de una vez.

Confiad en vuestra habilidad e ingenio para construir un buen relato. Tenéis mucha experiencia como lectores, ahora sois el autor.