Ejercicio para entregar el 18 de noviembre de 2010

El objetivo del presente ejercicio es, sobre todo, desarrollar una capacidad de la imaginación creativa que denominamos “emersión imaginaria”.
La creación tiene lugar gracias a dos actividades fundamentales y complementarias de la imaginación: la inmersión y la emersión.
Denominamos inmersión a la experiencia consistente en desdibujar las figuras para tantear nuevas configuraciones. Al tantear configuraciones manteniendo la forma “abierta”, el creador se sumerge en una situación de tanteo e incertidumbre en la que el trabajo fundamental corresponde a las facultades inconscientes. En ese estado, las formas se hacen y deshacen con gran libertad y todo es posible en esa situación de baja conciencia. El resultado de esa etapa es la elaboración de ciertas configuraciones: el creador “despierta” con ciertos resultados.

Al finalizar esa etapa creativa, el creador emerge a un estado de conciencia normal donde el pensamiento racional y crítico va recuperando  su actividad. En esa etapa, el creador necesita comprobar la viabilidad de esas configuraciones que ha alcanzado un estado de duermevela. Necesita comprobar que las figuras dibujadas son viables en el mundo empírico –el mundo de la experiencia corporal- y pueden soportar las exigencias de ese mundo. Ya no es posible la ambigüedad de las formas y estas deben someterse a las exigencias de una sintaxis racional, constructiva.

El presente ejercicio es, por tanto, un ejercicio de emersión. El trabajo realizado en el aula, dibujando los bodegones cubistas, era un ejercicio de inmersión imaginaria, de tanteo. Ahora es necesario concretar esas composiciones elaboradas en el mundo tridimensional, construyendo materialmente las figuras. Evidentemente, debido a la ambigüedad de las figuras dibujadas, el trabajo no consiste en una mera transcripción de esas figuras a las tres dimensiones: las figuras dibujadas sugieren diversas posibilidades de interpretación tridimensional. Se trata de elegir la opción más viable.

El artefacto tridimensional a elaborar no es un edificio, es algo que podría llegar a serlo si le impusiéramos las constricciones de uso, ubicación, material, etc. De momento es una especie de máquina imaginaria capaz de sugerir arquitectura.

Referencias

Frank Stella

Toto Ito

Kurt Schwitters

Alumnos DAI

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s