alhambra_museo_arqueologico_manso_laurent_06

Exposición en el Museo Arqueológico Nacional (C/ Serrano, 13, detrás de la Biblioteca Nacional) organiza esta interesante exposición de fotografía de la Alhambra que tiene un interés evidente para nosotros y el trabajo en curso.

El Museo Arqueológico Nacional presenta una mirada íntima y personal a los jardines y palacios de la Alhambra, a través de 57 fotografías realizadas con la misma técnica –una máquina de placas–, pero por dos artistas diferentes separados 150 años en el tiempo. Se rinde, así, homenaje a la belleza monumental de este conjunto y de su entorno natural, Patrimonio de la Humanidad desde 1984 y uno de los iconos artísticos de España.

Jean Laurent (1816-1886), francés afincado en Madrid desde 1843, fue uno de los fotógrafos comerciales más importantes del siglo XIX. Se exhiben ahora 22 obras seleccionadas de su catálogo dedicado a Granada y al monumento nazarí, un valioso documento visual de la ciudad andaluza durante la segunda mitad del siglo XIX, y una magnífica muestra del conocimiento de las técnicas de representación fotográfica propias de la época.

Fernando Manso (1961), dedicado desde hace dos décadas a la fotografía artística con las mismas técnicas del siglo XIX, muestra 35 obras de gran formato, resultado de más de 500 horas de inmersión en la Alhambra, para ofrecer al espectador una visión meditada, diferente e inédita.

RECONSTRUCCIÓN DEL ESPACIO DE LAS CÁRCELES A PARTIR DE LOS GRABADOS DE PIRANESI.

COMENTARIO SOBRE EL ÚLTIMO TRABAJO

El trabajo desarrollado la semana pasada ha supuesto, sobre todo, una iniciación en el manejo del Sketchup más que un verdadero acercamiento a las Cárceles.

Esto es debido a que para realizar las propuestas se ha partido del dibujo de una serie de pórticos generados más bien como un divertimento gráfico, poco viables constructivamente y que tienen muy poco que ver con los pórticos que aparecen en los grabados de Piranesi. Después se ha intentado combinar las piezas de partida -los pórticos- sin ningún criterio claro, como un mero ejercicio de sintaxis formal. No se ha tenido en cuenta, por ejemplo, que el objetivo central del trabajo arquitectónico es la concreción de espacios cubiertos que sean viables mediante soluciones constructivas sencillas y repetitivas (en este caso bóvedas similares que se repiten).

Los resultados presentados son, en consecuencia, agrupaciones más o menos caóticas de elementos constructivos que no llegan a integrarse ni a conformar -salvo muy raras excepciones- un espacio arquitectónico.

Se parte de pórticos constructivamente inviables, generados como resultado de un mero juego gráfico. Después se agrupan los pórticos caóticamente, sin intentar generar un espacio organizado y cubierto. Dentro de ese mundo sin sentido aparecen elementos tan sorprendentes como la enorme escalera del dibujo de abajo a la derecha, que va del suelo a ningún sitio.

 

Puzle de pórticos que no concretan un espacio cubierto. Se intuye la necesidad de configurar un lugar, que se organiza en torno a un centro o como una figura inscrita en un prisma rectangular. El “orden” consiste en colocar simplemente unas piezas al lado de otras. En la figura abajo a la derecha se tantea una ordenación simétrica de piezas sin cubrir tampoco el espacio más que muy parcialmente.

 

Se intuye que el resultado debe ser algo unitario, algo como un edificio, y se trabaja con la idea de un recinto rectangular. Pero el espacio se organiza como bandas de pórticos paralelos sin nada que los interconecte, sin pensar en cómo se recorre el espacio y sin pensartampoco en la cubierta.

image8

FALTA DE COMPLEJIDAD

La falta de orden y complejidad de la figura de la derecha no se resuelve “amontonando” elementos sin nigun criterio, como ocurre en la figura de la derecha.

LAS FIGURAS SIMETRICAS

Figuras arquitectónicas organizadas en torno a un eje de simetría como elemento organizador del espacio. Se trata de un importante recurso organizativo tradicional que hoy se considera académico e inadecuado (de hecho, Piranesi no recurre en sus grabados a composiciones simétricas sino que recurre a espacios mucho más complejos, síntoma de modernidad). Los ejemplos de abajo están organizados en torno un eje pero no tienen en cuenta cómo se recorre el espacio ni se piensa prácticamente en la necesidad de cubrición.

image11

image12

Este ejemplo recurre a la simetría y consigue, sin embargo, espacios cubiertos muy interesantes.
En algunos casos la propuesta del ejercicio anterior(línea superior) era más viable y organizada que la presentada ahora (línea inferior).
Esta propuesta, organizada en torno a una matriz prismática cubierta, consigue buenos espacios interiores. Sin embargo, tampoco se ha pensado en cómo se accede ni se ha imaginado nigún recorrido. Las figuras humanas “aparecen” en ciertos puntos del espacio en un mundo sin tiempo: parece que siempre han estado ahí y no se sabe cómo han accedido a ese lugar.

CONCLUSIÓN

  • Muchas de las propuestas presentadas adolecen de un trabajo mínimo.
  • Nos se ha pretendido reconstruir el espacio de las Cárceles sino agrupar elementos sueltos -los pórticos de partida- para producir una figura imposible de cubrir con bóvedas. Efectivamente, para poder cubrir una figura mediante bóvedas, que es la solución que utiliza Piranesi, deben utilizarse pórticos paralelos iguales. Se genera así un lugar constituido por espacios paralelos (o perpendiculares) cubiertos mediante bóvedas.
  • En la mayoría de los casos el trabajo se ha acometido como la construcción de un objeto más o menos complicado “visto desde fuera”. En esos casos no se ha considerado el espacio interno que es lo que realmente interesa a la arquitectura.

SÉPTIMO TRABAJO:

IMAGINAR EL ESPACIO DE LAS CÁRCLES EXTRAPOLANDO LAS IMÁGENES DE PIRANESI

Como hemos repetido innumerables veces, nuestro trabajo a lo largo de este curso consiste en pretender inventar un mundo, en desarrollar una propuesta arquitectónica. Pero en vez de hacerlo “a palo seco”, por nuestros propios medios, intentaremos hacerlo apoyándonos en el trabajo de otro autor -Piranesi-, que utilizaremos como referencia. Se trata por tanto de crear algo copiando a Piranesi.

Aunque según avance el trabajo iremos separándonos de Piranesi y su obra quedará como una referencia más o menos lejana, en este momento necesitamos conocer su propuesta con rigor para apropiarnos de ella y utilizarla sin banalizarla.

Utilizaremos como referencias fundamentales algunas de las imágenes siguientes (una o varias), que son aquellas en las que se percibe con mayor amplitud el espacio y la manera como está cubierto.

EXTRAPOLACIÓN.

El ejercicio consiste en crear un lugar extrapolando una o varias imágenes. Es decir ampliando el campo de visión alrededor de las imágenes elegidas, de manera que haya una continuidad aceptable entre la imagen de partida y el resultado ampliado.

Debajo podéis ver dos ejemplos que ya hemos mostrado en alguna ocasión de dos imágenes elaborados ampliando el campo de visión a partir de dos gravados de Piranesi.

DESARROLLO DEL TRABAJO

Para desarrollar el trabajo desde con mentalidad arquitectónica (no sólo con mentalidad de dibujantes, que es lo que parece que ocurre en los ejemplos de arriba) es imprescindible entender cómo se organiza la globalidad del espacio, teniendo en cuenta cómo es la cosa en sí, más allá de puntos de vista concretos.

  • Será imprescindible comenzar realizando bocetos a mano, pensando en diversas soluciones para las plantas y las secciones del edificio.
  • Se diseñarán pórticos similares a los que aparecen en los grabados de Piranesi. Los pórticos podrán ser distintos pero estarán constituidos por pilares separados la misma distancia, de manera que puedan colocarse paralelamente y sus pilares queden enfrentados para poder generar arcos formeros y bóvedas regulares.
  • Los edificios estarán inscritos en prismas rectangulares de unos 200m de largo, 50 m de alto y 100 de ancho. Tomamos como referencia aproximada de tamaño las termas romanas de Caracalla.
  • Los edificios serán pensados, en principio, como edificios enterrados -como sugieren muchos de los grabados de Piranesi-. El espacio interior se iluminará por tanto desde arriba.
  • Los edificios tendrán, como suele ocurrir en los espacios de las Cárceles de Piranesi, tres órdenes constructivos. Uno, constituido por los grandes espacios abovedados de piedra o ladrillo que define el límite del espacio envolvente. Otro, menor, inscrito en el anterior, también de piedra o ladrillo, constituido por elementos de menor rango que subdividen el primer espacio dando lugar a plataformas, pisos horizontales y grandes escaleras. Finalmente, un tercer orden más pequeño, de construcciones de madera que tiene el aspecto de construcciones provisionales y permiten acceder a cualquier punto del espacio. Para diseñar estos elementos es imprescindible copiar a Piranesi.
  • Como dijimos más arriba, los edificios pueden organizarse como familias de espacios paralelos cubiertos por bóvedas de cañón o de arista. La solución más elemental aunque no aparece en los grabados de Piranesi sería la constituida por una cuadricula de pilares rematadas por bóvedas de proyección cuadrada.

REFERENCIAS

PEQUEÑA O MEDIANA ESCALA
MEZQUITA DE CÓRDOBA

Construcción de un espacio muy extenso y de relativa poca altura. Entre cada dos pórticos se organiza una cubierta a dos aguas de manera que los pórticos funcionan como viaductos sobre los que circula el agua de lluvia mediante los correspondientes canalones.

ALJIBE SUBTERRÁNEO DE ESTAMBUL

Planta en cuadrícula. Bóvedas de arista cada cuatro pilares.

GRAN BAZAR DE ESTAMBUL

EDIFICIOS DE GRAN ESCALA

TERMAS Y BASÍLICAS

En realidad, los edificios que parece que inspiraron a Piranesi fueron las ruinas de las grandes construcciones romanas, en particular las termas y las basílicas, muchas de las cuales siguen funcionando como iglesias católicas

TERMAS

image42

DEBAJO: TERMAS DE CARACALLA. EL EDIFICIO CENTRAL TIENE CASI 170 M DE LARGO

image43

CONSTRUCCIÓN VIRTUAL DEL ESPACIO DE LAS CÁRCELES

Introducción

El modelado 3d es una herramienta más en el arsenal del arquitecto. Posee una característica singular y es que deja poco sitio para la ambigüedad y la ensoñación. Un modelo tridimensional es una realidad (virtual) no ambigua, esto es: supone una definición fehaciente de una geometria tridimensional. Esta afirmación no debe entenderse como una validación de la “corrección” del modelo, puesto que el modelo puede estar plagado de errores y aun así no ser ambiguo.
Cuando estamos inventando un espacio, las ambiguedades e indefiniciones son consustanciales al proceso y nos permiten avanzar. Poco a poco, al tiempo que vamos definiendo nuestra creación, vamos eliminando ambigüedades moviéndonos del espacio ensoñado al espacio fehaciente.
El ordenador nos permite generar un andamio tridimensional válido y congruente sobre el que construir nuestras ensoñaciones. Este proceso implica una aproximación al proceso creativo a través de refinaciones sucesivas (según el ciclo  propuesta --> comprobación --> corrección -->> y vuelta a empezar).

Lo que proponemos se puede desglosar en el siguiente proceso:

  1. Propuesta argumental. Aquí trabajamos fundamentalmente con bocetos en planta, sección, alzado, perspectiva, isométrica – en definitiva se trata de crear una primera matriz de nuestra propuesta espacial. Debe nutrirse de lo explorado en los artefactos previos así como los dibujos exploratorios hechos en el caballete.
  2. Construcción de la propuesta en Sketchup. Deberemos organizar nuestra propuesta argumental como una estructura tridimensional modular donde se recoja el argumento propuesto. (Por ejemplo: un espacio central enterrado del que brotan de manera radial otros espacios secundarios que se comunican con el principal a distintos niveles).
  3. Desarrollo de la secuencia argumental de espacios. Sobre la trama propuesta empezamos a definir los espacios, partiendo del central o argumental, en sus elementos estructurales principales.

Cuando nos enfrentamos con la creación de un espacio complejo, la primera estrategia – refinaciones sucesivas – sería el procedimiento general. Dentro del problema y para ir avanzando utilizaremos otra estrategia clásica para resolver problemas complejos: “divide y vencerás”. Este procedimiento implica romper un problema grande y complejo en otros problemas más pequeños y – por tanto – manejables que se van acometiendo uno a uno. Esto supone, por ejemplo, definir primero los elementos estructurales principales a utilizar: pórticos, pilas y vigas, arcos y bóvedas, como piezas de “lego” (componentes y grupos en la jerga de Sketchup) que utilizaremos montándolas en la organización general propuesta en (2), siguiendo el tono creado en (1). Por supuesto, no debemos de olvidarnos de trabajar – dentro de esta fase – con la misma filosofía de refinaciones sucesivas (por ejemplo: creamos primero las pilas como cuboides, sin definir sillares o elementos secundarios que vendrán luego).

La idea general es que con nuestros dibujos y artefactos previos hemos estado creando una serie de viñetas o vistas a un espacio complejo que procederemos a ordenar en Sketchup y del que nuevamente extraeremos vistas sobre las que trabajar para seguir definiendo y caracterizando el espacio (por ejemplo, la cualidad de la luz, el color y los materiales).
Esta aproximación constructiva a la par que ensoñadora, nos permitirá dotar de detalle progresivamente a nuestra propuesta y no caer en la “farsa del detalle” desde el principio (un problema común al trabajo con el ordenador en el que nos engañamos atribuyendo al grado de detalle del modelo su viabilidad o constructibilidad. Un mal proyecto puede estar completamente definido en todos sus detalles, pero seguirá siendo un mal proyecto).

Una consecuencia negativa de la sobredefinición prematura es que cierra puertas en el proceso creativo, llevándonos a engaño sobre el grado de definición real de nuestra propuesta, dando por cerrados asuntos sobre los que realmente no hemos reflexionado. Por tanto, nuestro modelo de trabajo debe ceñirse a la siguiente definición de un croquis o boceto: una propuesta suficientemente definida para darnos claves relevantes sobre el problema en cuestión, pero suficientemente rápido o incipiente como para que “tirarlo a la papelera” y empezar otro no suponga un problema.

ENUNCIADO

Gracias al trabajo realizado el viernes, partimos de una matriz de pórticos para iniciar el trabajo.

Matriz-Pórticos

Lo descrito antes se puede describir con una posible secuencia de operaciones:

  • Seleccionar al menos 4 pórticos de los creados el viernes en clase y organizarlos en corredores paralelos, juntándolos, apilándolos, etc. Dicha organización se puede hacer a partir de una retícula regular. Los pórticos son un punto de partida: se pueden modificar, romper, unir, etc.
  • Cubrir dichos corredores con bóvedas, arcos, etc., apropiándonos del lenguaje de Piranesi
  • Conectar dichos pórticos mediante pasarelas, rampas y escaleras para permitir su recorrido.
  • El espacio generado debe tener un orden que remita a una posible secuencia de entrada y exploración. Esto es: no se trata de generar un espacio isotrópico según una retícula rectangular (ese sería el punto de partida, no el final del ejercicio). Por tanto, es necesario imaginar un espacio que hace de entrada al complejo y al menos una estancia central que culmine nuestra exploración. Para ello habrá que explorar qué ámbitos merece la pena jerarquizar – quizá haciéndolos más grandes uniendo varias “celdas” de la trama de partida por ejemplo.
  • El acceso no tiene porqué ser desde el suelo. Si pensamos que nuestras cárceles van a ser subterráneas una acceso desde el techo es perfectamente posible…
  • La figura humena debe estar presente.

La entrega

  1. El espacio construído. Se creará un modelo en Sketchup según lo expuesto anteriormente. El modelo resultante se representará en plantas, secciones, isométrica, perspectiva a partir del modelo. (la herramienta sección de Sketchup permite hacer cortes. Así mismo las vistas pueden hacerse paralelas – sin perspectiva – en el menú Cámara -> Vista paralela)
  2. El espacio ensoñado. Se realizarán vistas desde dentro del espacio usando las herramientas de caminar y mirar de Sketchup. Dichas vistas se utilizarán como base para realizar dibujos de corte más emocional que exploren el color y el ambiente. Dichas vistas pueden realizarse a mano o con Photoshop. Será necesario realizar al menos 4 vistas según la secuencia argumental propuesta (ver como referencia las vistas de Carlos Beizaga).

REFERENCIAS

Os adjuntamos algunos ejemplos de compañeros vuestros de otros años.

Ángela Ameztoy
Carlos Beizaga
Elisa Marcos
Matías Rico

IMG_0487

Hoy hemos realizado un pequeño experimento para incorporar el ordenador en el trabajo creativo en el aula sin que rompa el ambiente de taller que hemos conseguido hasta ahora. En principio el tamaño del grupo que manejamos hace que trabajar con 65 aprendices con sus respectivos portátiles en el aula sea poco menos que imposible.

El sistema que hemos utilizado nos ha permitido mantener esa dinámica de grupo de trabajo en clase incorporando el portátil. Hemos separado los roles de los modeladores (aquellos responsables de formalizar en Sketchup), de los informadores (aquellos que proponen diseños a los modeladores).

De este modo se han configurado 13 equipos de trabajo de 1 modelador más 4 informadores.

Disociar la producción

Se ha producido un fenómeno que nos parece interesante: cuando uno modela sus propios diseños, su conocimiento de la herramienta le lleva en muchas ocasiones a mantenerse dentro de la zona de confort, esto es: dentro del repertorio de soluciones y procedimientos que domina.

Al separar el rol del diseñador / creador del modelador, éste último se ve obligado a readaptar sus procesos para formalizar la idea del otro. Al ser varios informadores para cada modelador, este último consigue una experiencia bastante importante en un breve periodo de tiempo.

Trabajar en equipo

El trabajo en equipo, tan importante en el día a día del arquitecto, requiere una organización del trabajo y un ejercicio de comunicación y empatía con los demás. En el caso que nos ocupa, además, los modeladores han adquirido una responsabilidad con el grupo ya que ellos han ganado una experiencia valiosa en el trabajo 3D que ahora deberán compartir con sus compañeros y convertirse ellos – entonces – en profesores de sus propios colegas.

RACIONALIZACIÓN DEL ESPACIO ENSOÑADO

Introducción

Tanto los collages realizados las semanas pasadas como los artefactos tridimensionales que entregasteis ayer acometen la invención de ciertos lugares mediante la composición, más o menos forzada (ese forzamiento es lo propio del collage), de ciertos lugares dados (los grabados de Piranesi). Habéis practicado así una primera aproximación -“blanda”- a la creación del espacio arquitectónico.

Los lugares que han surgido son, en realidad, lugares ensoñados. El ensueño es un soñar despierto, un estado de conciencia entre el sueño y la vigilia que permite integrar los contenidos de esos dos ámbitos: los más subjetivos (nuestros recuerdos, sensaciones, pulsiones) y los más objetivos, propios del mundo empírico, del mundo de nuestra experiencia en el mundo real. El motor del ensueño es el deseo, deseo de conocer para mejorar la coincidencia entre nosotros y el mundo, deseo de cambio y de mejora.

El ensueño suele ir siempre por delante en cualquier proceso creativo, se trate de un proyecto de arquitectura o de la vida misma. En efecto, los humanos construimos proyectos de vida que, en realidad, son ensoñaciones pues los construimos tanto con material real como con material imaginado. Así, decidir estudiar arquitectura es construir un ensueño integrando ciertos datos reales -generalmente pocos- y muchos elementos imaginados.

Todo ensueño implica cierto grado de error, bien sobre nosotros mismos bien sobre el mundo real, y en la medida que el sueño se va encarnando necesita cierto grado de corrección.

En definitiva, aprender a vivir creativamente es aprender a ensoñar, aprender a integrar en nuestros proyectos datos fehacientes, tanto sobre nosotros como sobre el mundo.

NECESIDAD DE RACIONALIZAR LOS LUGARES

Los lugares elaborados hasta ahora son lugares caóticos, en gran media imposibles, pero emocionantes y atractivos. Seguramente esos mundos no habrían surgido si hubiéramos seguido un camino más razonable y más próximo a las necesidades utilitarias de la vida cotidiana y a los requerimientos constructivos de la arquitectura.

Ahora se trata de llevar esos lugares de ensueño hacia el mundo real, hacerlos viables sin que pierdan su emoción y su atractivo. Hay que conseguir que unos espacios que ahora sólo son espacios para ser vistos puedan ser espacios para ser recorridos, para ser habitados.

Todo comienza por pensar constructivamente. Los elementos de la maqueta no serán ya meras bambalinas que simularán un espacio interesante y complejo que funciona sólo desde cierto punto de vista. Los elementos de la maqueta serán pensados ahora como elementos construibles en el mundo real, no serán sólo verosímiles sino veraces: Los pilares y columnas serán, por tanto, prismas o cilindros perfectamente verticales y, así todos los elementos.

CONCRETANDO:

  • Se elaborará una maqueta de las dimensiones necesarias para que el lugar definido sea lo suficientemente interesante, es decir, complejo.
  • Se recomienda trabajar con un material lo bastante rígido como para que la maqueta no se deforme pero que resulte fácil de cortar y pegar.
  • Se puede partir de un triedro (ya sabéis: dos planos verticales en ángulo recto y una base) de apoyo.
  • Deberán aparecer varios suelos o niveles a distinta altura.
  • Utilizad materiales que fotografíen bien, sin brillos, como cartulinas mate. Utilizad cartulina gris o de otros colores, pero no blanca ni negra.
  • La maqueta se llevará a clase el viernes y se colgarán las fotos el jueves antes de las 24 horas

REFERENCIAS

Rubén Ruperto Díaz se ha adelantado de alguna manera al trabajo que estamos proponiendo aunque su aproximación resulte todavía, lógicamente, incipiente. Sus elementos comienzan a ser veraces aunque todavía son bambalinas y no tienen el espesor necesario. Por otra parte, el espacio que resulta ha perdido gran parte de la complejidad de las Cárceles.

Debajo podeis ver la reconstrucción del espacio de las Cárceles realizado por Miguel Rivera, alumno de cursos pasados, a partir de un grabado de Piranesi. Es importante entender que esta reconstrucción no ha sido realizada a partir de unos artefactos tan complejos como los vuestros. Como podéis comprobar todos los planos constructivos verticales (que son como acueductos romanos) son paralelos o perpendiculares entre sí, algo que no ocurre en la mayoría de vuestros casos. Esta relación de paralelismo y ortogonalidad resulta fundamental para poder cubrir el espacio mediante bóvedas, como hacían los constructores romanos. Si os dais cuenta, Piranesi oculta siempre los techos porque sus espacios serian realmente muy dificiles de construir. Lo mismo ocurre con los espacios que estáis inventado vosotros, serían imposibles de cubrir con bovedas normales, pero de momento supongamos que son espacios al aire libre, para simplificar…

Como comentábamos ayer, la mayoría de las imágenes colgadas en Dropbox son horrorosas y no hacen justicia al interés de muchos de los artefactos que vimos en clase. Sin embargo, vamos a calificar los trabajos a partir de las imágenes porque es imprescindible que aprendáis a sacar partido a vuestro trabajo y a venderlo a terceros, asunto que tiene que ver con la propia supervivencia, tanto en la ETSAM como fuera de ella. Esperamos hasta mañana para colgar las nuevas imágenes.

DESCRIPCION OBJETIVA DEL ARTEFACTO

INMERSIÓN FOTOGRAFICA EN EL ESPACIO

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 98 seguidores